jueves, 23 de junio de 2016

AJOS COMEN, EL JEFE DE LAS CLOACAS, columna publicada en El Día de Zamora
24-06-2016


EL JEFE DE LAS CLOACAS
Mi ministro favorito, el del Opus Dei, que, por casualidades de la vida, también es ministro de Interior (algo, para él, menos serio e importante), ha recibido el impacto de un torpedo en su línea de flotación. Su ángel Marcelo, que tanto le ayuda a buscar aparcamiento, no estuvo atento a las grabaciones que ahora conspiran contra él. No sabía mi querido ministro que Marcelo es como Rajoy, una tumba, tan discreto, que su mano derecha no sabe lo que hace la izquierda.
Como es del Opus, el ministro no considera pecado utilizar su cargo y los medios del Estado para atacar a sus adversarios políticos buscando pruebas que los perjudiquen (verdaderas o falsas, da lo mismo). Y, si eso, se echa un paternóster en el Valle de los Caídos.
Pobre ministro, lo echaré en falta después de las elecciones, a él y a su eficacia, con el cariño que te tengo. Pero, todavía le queda algo por hacer, pues será el máximo responsable de supervisar el recuento de los votos del próximo domingo. Tendría que venir a Zamora, en la que, si tenemos en cuenta los comicios de diciembre, Unidos Podemos está a sólo 2.700 votos de arrebatarle al PP un diputado en la provincia.

 J.V.G.

 

jueves, 16 de junio de 2016

AJOS COMEN, MONOLOGUISTAS DEL SOPOR, columna publicada en El Día de Zamora
17-06-2016


MONOLOGUISTAS DEL SOPOR
Tanta espera por el debate a cuatro y aquello parecía “El club de la comedia” con unos monologuistas sin ninguna gracia. Y, si había ciudadanos interesados en que los candidatos despejaran sus dudas, se quedaron con las ganas. Porque, una cosa sí quedó clara, algunos de ellos no quieren que se despejen las dudas, es como si consideraran que pueden tener un mejor resultado electoral tirando de medias verdades (o medias mentiras). Peor sería que nos tomaran por tontos.
En cuestión de pactos, los dos candidatos con posibles de alcanzar la presidencia del gobierno, sí fueron claros. Uno, apoyó “la gran alianza”, es decir, todos menos Unidos Podemos, supongo que para que todo siga igual. El candidato de Unidos Podemos, por el contrario, fue firme al elegir un pacto progresista, es decir, con el PSOE. Los otros no aclararon nada, ¿por qué?
Esto me lleva a pensar en Pedro Sánchez, que, según las encuestas, quedará en tercer lugar. Y pienso en sus asesores: ¿van a su favor, o quieren machacarlo? Y, si lo apoyan y trabajan por él, ¿alguien se los imagina de asesores de un presidente del gobierno?

J.V.G.

jueves, 9 de junio de 2016

AJOS COMEN, JUSTICIA DE GUASA, columna publicada en El Día de Zamora El Periódico de Castilla y León
10-06-2016


JUSTICIA DE GUASA
Esta es la historia de la desfachatez, por llamarla de alguna manera, o, de la “justicia callejera”. Y, es callejera, porque abusa de la gente de la calle. Lo otro, lo de justicia, es pura ironía. Lo demuestra el hecho de que un joven granadino entre en prisión por sacar con una tarjeta falsa menos de 80 euros. Hay que decir que el joven está rehabilitado y tiene trabajo (o tenía). Todo esto, después de seis años desde que cometió tan terrible delito. Digo terrible, porque, nada menos, lo han acusado de pertenecer a una organización criminal. Posiblemente, podría entrar en El libro “Guinness de los récords” por ser el más “pringao” de todos los pertenecientes a una organización criminal de todos los tiempos y de todas las latitudes. Un hurra por nuestra justicia. En el mismo “Libro Guinness” cualquier día vemos a otra organización bien conocida, pero por el motivo contrario. A esta, se le conocen un montón de delitos, y muy sangrantes, pero es la que mejor esquiva la justicia. Se sale de rositas y hasta puede ganar las elecciones.

J.V.G.

jueves, 2 de junio de 2016

AJOS COMEN, EL PREGONERO DESNORTADO, columna publicada en El Día de Zamora
03-06-2016


EL PREGONERO DESNORTADO
El arzobispo de Valencia, cardenal Cañizares, se ha enfundado su cota de malla para emprender una peculiar cruzada contra el feminismo y, lo que él denomina, el “imperio gay”. Como remate, ha aconsejado a sus feligreses desobedecer determinadas leyes –esas que a él no le gustan y considera promovidas por tal imperio–, pues dice que son incompatibles con las leyes de la Iglesia y acabarán con la familia. No he visto al ministro del Interior, Fernández Díaz –un adicto a eso de rezar en el Valle de los Caídos–, ni al de Justicia, Rafael Catalá, lanzar sus dardos envenenados contra quien pretende quebrantar la ley, que es lo que han hecho tantas veces con mucho menos motivo.
Ese tal Cañizares, es bueno recordarlo, es el mismo que decía que los refugiados no eran trigo limpio y se habían convertido en una amenaza para Europa; y un montón de lindezas más –larga es su trayectoria–. Pero, como representante de dios en Valencia, él, que todo lo sabe, le sucede lo siguiente: de tan claro que tiene lo suyo, no es capaz de ver la realidad.
Una curiosidad, si las leyes son incompatibles con la Iglesia como dice el pregonero, entonces: ¿quién sobra, la Iglesia, por antisistema?

J.V.G.

jueves, 26 de mayo de 2016

AJOS COMEN, EL BULULÚ VENEZOLANO, columna publicada en El Día de Zamora
27-05-2016


EL BULULÚ VENEZOLANO
Venezuela está muy mal. Y está muy mal porque sufre un paro que supera el 22% (más de 50% de los jóvenes tampoco puede trabajar); porque uno de cada tres niños vive en la pobreza y el riesgo de pobreza infantil es todavía más tremendo; porque mucha gente busca comida en los contenedores y las colas para recibir alimentos caritativos son inmensas, y no paran de crecer. Hasta hay trabajadores que rondan el umbral de la miseria. Venezuela está muy mal. Y está muy mal porque la ley (adulterada por decretos desorientados) encarcela a gente inocente por el mero hecho de manifestarse, por llevar bolsos con emblemas de gatitos, o por sacar los títeres al escenario.
Sí, Venezuela está muy mal. Y está muy mal porque no hay libertad de prensa (la televisión pública no trata igual a todos los partidos, a algunos los demoniza, como a sus ideas, aunque sean las más aclamadas por la sociedad), porque el gobierno no da explicaciones de sus contradictorias acciones, porque se degrada al rival con mentiras, con falsos delitos, con juicios amañados y dinero institucional.
Sí, Venezuela está muy mal. Y España, de maravilla.

J.V.G.